Compartelo

Un problema por el que pasamos todas las familias es saber que ocurre con nuestros hijos, porque les cuesta leer, aprender, memorizar y cualquiera de posibles dificultades que conlleva la dislexia. Y con esta duda, se plantean muchas más: ¿Qué es dislexia?, ¿Qué podemos hacer?, ¿A donde ir para un diagnostico y/o tratamiento?, y en el colegio, ¿Que se puede hacer para que aprenda y saque los resultados de su esfuerzo?…para resolver estas y otras muchas de las preguntas que se nos plantean, hemos desarrollado esta guía.

Diagnosticar la dislexia

Lo primero es reconocer que se tiene una dificultad en el aprendizaje, lo preferible sería en infaltil o primero de primaria. Entre las DEA (dificultad específica del aprendizaje), la más común es la dislexia, por lo que recomendamos leer nuestro apartado Dislexia.

Los indicadores de la dislexia nos pueden servir de guía ya que, varias dificultades tienen signos similares, aunque no sirven como diagnóstico. Por ejemplo, alguien con dislexia muy habitualmente se cree que tiene TDA (trastorno Deficit de Atención) cuando realmente no presta atención porque no entiende la explicación o el texto de lectura; se presupone falta de madurez porque se le olvida el material o tiene problemas al empezar a leer y falta de esfuerzo y trabajo porque no realiza los deberes o deja en blanco completa o parcialmente preguntas de exámenes.

Por lo tanto, hay que observar el aprendizaje tanto en casa como en el aula, su comportamiento y, mantener una comunicación con tutor y profesores ante cualquier duda al respecto. En este punto, es importante indicar que, según indica la ordenación de Atención a la Diversidad en Cantabria, el tutor y profesor de cada asignatura tendrá que realizar las medidas ordinárias necesarias (adaptación curricular no significativa) una vez detectada la dificultad de aprendizaje, aunque se tenga un diagnóstico, tal como lo expone en el siguiente artículo:

 Artículo 5. Detección e identificación de necesidades educativas. 

 1. La detección de las necesidades educativas del alumnado forma parte del proceso de enseñanza y aprendizaje y, en consecuencia, de la evaluación continua del alumnado. Su finalidad es identificar las necesidades educativas que pueda presentar cada alumno o alumna, y proponer las medidas oportunas, priorizando las ordinarias. Durante este proceso pueden detectarse necesidades educativas ordinarias o necesidades específicas de apoyo educativo. 

 2. En el proceso de detección de necesidades educativas del alumnado, corresponde al profesorado recoger, analizar y valorar la información del alumnado, del contexto familiar y social, y de los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y aprendizaje, pudiendo contar para ello con el asesoramiento del profesorado de la especialidad de orientación educativa y de la especialidad de servicios a la comunidad. 

 3. Se identificará, valorará y dará respuesta a las necesidades educativas de los niños y niñas desde el momento de su detección priorizando las medidas ordinarias.

Para realizar el diagnóstico de la dificultad de aprendizaje, el tutor DEBE comunicar el caso al Orientador educativo, quién determinará de qué dificultad se trata y orientará al profesorado en las medidas ordinarias a realizar. Un error muy común es decir ante las dificultades observadas que, el alumno/a es inmaduro, no trabaja lo suficiente, no presta atención…, en dichos casos, lo dicho aquí es lo que hay que hacer y es lo que REALMENTE dice la ley, el dejar pasar el tiempo sin diagnóstico ni atención a un alumno/a solo agrava y perjudica su futuro educativo y además, es una falta de profesionalidad y de cumplimiento del deber del educador.

Adaptaciones curriculares NO significativas

Una vez detectada la dislexia, con o sin diagnóstico, se deberán tomas las medidas ordinárias oportunas por parte del profesorado. Dichas medidas, la ley de Educación de Cantabria las define como sigue:

Artículo 82. Definición de medidas ordinarias, específicas y extraordinarias. 

1. Son medidas ordinarias aquellas actuaciones y programas dirigidos tanto a prevenir posibles dificultades y, en su caso, a facilitar la superación de las mismas, como a profundizar en el currículo, mediante actuaciones organizativas, de coordinación y de adecuación del mismo, sin alterar significativamente sus elementos esenciales. (Ley 6/2008, de 26 de diciembre, de Educación de Cantabria)

Dichas medidas serán las encaminadas a que el alumno/a pueda seguir el ritmo de aprendizaje marcado por cada asignatura, cumpliendo todos los objetivos. El problema en este punto vendrá dado por la falta de realización de dichas medidas o, por la realización de forma inadecuada. Desde la asociación, hemos observado y nos han llegado varios casos, en los que los profesores y/u orientadores, no cuentan con la formación para detectar/diagnosticar la dislexia ni las correctas adaptaciones a realizar. 

Ante la falta de formación para realizar las adaptaciones necesarias e imprescindibles para un alumno/a con dislexia o, si fuera el caso, ante la negativa a realizar dichas adaptaciones en el aula, hemos desarrollado los siguientes documentos:

adaptaciones

Guia de Adaptaciones

Adaptaciones a realizar en el aula y para el estudio y trabajo diario en casa.

adaptaciones

Solicitud de Adaptaciones

Solicitud de realización de adaptaciones tal como indica la LOMCE. Debe de ser firmado y sellado por la dirección del Centro Educativo

Hagamos una reflexión; todos entendemos y asumimos lógicamente que una persona con ceguera, lea y escriba barille; que una persona con movilidad reducida use muletas o silla de ruedas, además de que se retiren las barreras arquitectónicas que impidan su acceso o desplazamiento, entonces, ¿Por qué es tán dificil entender que una persona con dislexia necesita de estas adaptaciones y no supone “regalarle” pasar de curso académico, perjudicar su autonomía o tratarle diferente al resto?. Realmente, ¿Cuándo estamos incumpliendo el derecho constitucional de igualdad de oportunidades?

Preguntas Frecuentes

¿Un alumno con dislexia puede/debe o necesita adaptaciones curriculares significativas?

Si puede, pero no debe ni las necesita si se ha actuado tal como indica la ordenación de Atención a la diversidad. 

Las adaptaciones significativas implican una bajada de grado de los objetivos marcados durante el curso y se realizan cuando hay un desfase de dos años académicos en el alumno/a. Las adaptaciones significativas deben de ser aceptadas por la familia, teniendo que firmar dicha aceptación y consentimiento. En el caso que se realicen las adaptaciones significativas durante el ciclo de primaria, cumpliendo los objetivos individuales marcados en todas o ciertas asignaturas, podrá optar al título y acceder a ciclo de secundaria. Sin embargo, si durante este ciclo de secundaria se continúan realizando estas adaptaciones significativas (como es habitual), solo serán en las pruebas de primero a tercer curso, realizando la prueba final de cuarto con los objetivos marcados para dicho curso, haciendo prácticamente imposible aprobar dicha prueba en tales casos. Si durante secundaria, se han realizado adaptaciones significativas en lengua y matemáticas, se obtendrá certificado de haber cursado secundaria, pero no se tendrá título para acceder a universidad ni cicla de grado superior. 

Como mencionado, detectando la dislexia en infantil o primer curso de primaria, se toman las medidas ordinarias adecuadas, no se producirá tal desfase académico y podrá completar los cursos de forma normal, no condicionando su futuro académico y por ende, su futuro laboral y social. Este es el camino a seguir y así esta marcado por la ley de educación. 

Un alumno con dislexia no puede recibir adaptaciones en Bachillerato y Universidad

No, eso es totalmente falso, aunque nos han llegado casos, en lo que se ha dicho a las familias por parte del Centro, ya sea profesores u orientadores, que en Bachillerato, al no ser enseñanza obligatoria, no se realizan adaptaciones no significativas y que, igual ocurre en la Universidad. 

Los centros que impartan educación infantil, primaria, secundaria, bachillerato, formación profesional y enseñanzas de régimen especial tienen que cumplir el Decreto 78/2019 de Ordenación de la atención a la diversidad en los centros públicos y privados concertados que imparten enseñanzas no universitarias en la Comunidad Autónoma de Cantabria.

Los estudios universitarios no están acogidos a este decreto, si no por normas internas, en las que todo estudiante con necesidades específicas de apoyo educativo, como es el caso de la dislexia, tendrá adaptaciones igualmente. Para recibirlas durante su formación y prueba de acceso (VAU), tendrá que aportar informe actualizado, acreditando su dificultad del aprendizaje y medidas para dicha dificultad, y solicitar dichas adaptaciones en el momento de inscribirse para el VAU y matriculación. 

¿Como puede detectar y ayudar el profesor al niño o niña con dislexia? 

Durante la educación infantil y primer curso de educación primaria, lo prioritario es detectar la existencia de dislexia. En este periodo educativo, se comienza el aprendizaje de la lectura y se pueden observar los primeros signos de aviso. Por ello, es muy importante seguir programas de educación como “Leeduca”, especializados en detectar estos signos y saber si realmente se trata de dislexia o, un retraso en el aprendizaje de la lectura, siendo este retraso corregido durante dicho programa.

Transcurrido el periodo anterior y, habiendo detectado la dificultad en el aprendizaje, se tiene que informar al orientador para que la diagnostique e indique las medidas a tomar en el aula. Esta evaluación se repetirá cada dos años, durante toda la vida educativa del alumno, actualizando el diagnóstico. Durante los diferentes cursos académicos, es muy importante llevar a cabo las adaptaciones no significativas más adecuadas, para ello, hay que hablar con el alumno, ya sea niño, adolescente o adulto, siendo ellos los que indiquen sus verdaderas dificultades y con que medidas se sienten más seguros y pueden expresar lo aprendido o lo que se les pide. Además, debemos contar con la familia, que transmitirá lo que ven y ocurre fuera del aula, aportando más información y, junto con la transmitida por el orientador, el alumno y la propia del profesor, realizar las adaptaciones más adecuadas para un correcto aprendizaje.

Como aporte a lo dicho hasta ahora, recomendamos leer nuestro artículo en el que detallamos que es la dislexiaLeyéndolo, se conocerá la dificultad y lo que conlleva, tanto lo “malo” como lo bueno, por desconocerlo, no se puede tomar malas decisiones ni acciones, como asumir que el alumno no trabaja, le falta madurez o “me alborota a toda la clase” y lo mejor es ponerle apartado en una esquina. Un profesor tiene muchos alumnos en el aula con una gran diversidad, pero la dislexia como otras DEAs, tienen adaptaciones y medidas de actuación muy similares en ciertos casos y estas, pueden llevarse a cabo para el conjunto de los alumnos, haciendo que todos aprendan por igual.

Para concluir, desde la asociación, sabemos que el disléxico se siente solo en sus dificultades, la familia se siente sola no sabiendo que hacer o a donde ir y el profesor se siente solo al tener que cumplir unos objetivos ante una diversidad en el aula que en casos, no conoce en profundidad. Por eso decir que la asociación está para guiar, ayudar y hacer saber que NO ESTAMOS SOLOS, todos nos tenemos que apoyarnos y colaborar juntos.

¿Como puede ayudar la familia al niño o niña con dislexia? 

La familia debe estar en comunicación con los tutores/profesores para, ya sea informarles de las dificultades o problemas que observan, como para recibir esas observaciones y que medidas se tomarán en el aula y las que la propia familia puede realizar. Para ello, es muy importarte saber que es la dislexia y conocer las leyes existentes de educacion para saber en que consisten las adaptaciones que se tienen que llevar a cabo y, que técnicas se pueden usar a la hora de los deberes diarios o el estudio. Además, debería ponerse en contacto con la asociación, donde le guiaremos y resolveremos las dudas que pueda tener.

Por otro lado, deberán de tratar la dislexia con normalidad, no es algo taboo, que no se pueda mencionar o contar, es una forma diferente de aprender que tienen más del 10% de la población mundial, así también el niño con dislexia lo verá, no como si fuera inmaduro o con menos posibilidades que los demás de conseguir lo que se proponga.

Deja un comentario

Cerrar menú